Novelas por entregas. Una entrega al día... ¡o eso intentaré!

jueves, 31 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 67


Una vez dentro de la furgoneta, mientras Manolo arrancaba con el Pater de copiloto, Jingjing se dirigió a Sebas en la parte trasera del vehículo.

-En otras circunstancias, te rajaría ahora mismo de arriba abajo –dijo la joven al tiempo que desenvainaba su katana; Sebas palideció-. Pero nosotros mismos hemos tenido un encuentro esta noche que me hace sospechar que pudieras decir una mínima parte de verdad.
-Bien hecho, jefa –murmuró Harry-. Has amilanado a este imbécil.
-¡Qué pedazo espada! –chilló Sebas-. ¿Es de verdad? ¿Puedo cogerla? ¿Puedo tocarla? ¿Es de un antiguo samurai? ¿Es de un ninja? ¿Es de acero? ¿De hierro? ¿De adamantita? ¿Me la dejas un rato? ¿Me cortas con ella? ¿Me…?
-¡Basta! –gritó Jingjing fuera de sí, mientras Harry miraba boquiabierto a Sebas-. Escúchame bien, niño. Vas a decirme ahora mismo dónde están tus “amigos”. ¡Ya!
-Eh… la verdad es que yo no sé donde pueden estar. Pero si yo fuera un muerto viviente, ¿dónde iría? Imagino que a ver a mi novia para asustarla un rato por no haberme dejado salir con ella…
-¿Por no haberme dejado salir con ella? –repitió Harry completamente perplejo.
-¿Os enseño una foto de mi novia? –Sebas sacó su cartera y rebuscó entre multitud de papeles hasta que encontró una foto, la cual fue enseñando uno por uno a los miembros del C.I.P.O.T.E.
-¿Esa no es Amber Easton? –preguntó Manolo con los ojos como platos.
-¡No! –chilló Sebas-. Es… ¡es que se parece mucho! Pero… ¡eso es! ¡Isabel! ¡La novia de Rubén! ¡Seguro que va a visitarla! ¡Él no puede vivir sin ella! Y aunque esté muerto ahora, supongo que hay cosas que no cambian… ¡ahí estarán los muertos vivientes! ¡Con Isabel!
-Jefa, yo sólo te aviso que esto degenera –avisó Harry.
-Vamos a acabar con esto, Harry –suspiró Jingjing-. Sebas, ¿tienes el teléfono de esa chica? ¿Sabes dónde vive?
-No, pero sé sus apellidos y en información ya me conocen tras haber intentado contactar con vosotros toda la mañana…

Continuará...

lunes, 28 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 66


-Tenías razón, Jingjing -murmuró Harry con sorna-. Es un auténtico caso paranormal. Un ectoplasma, como poco…
-Entonces, decidido -decía Sebas en ese momento-. Haced lo que querais con el resto, especialmente con el zombi flacucho y la calavera rodante, pero a mi colega Rubén ni tocarlo, y la piba es mía, ¿entendido?

Jingjing puso los ojos en blanco. Nada estaba saliendo como ella había esperado.

-Para el carro -pidió Manolo-. ¿Me estás diciendo que los zombis existen, que tu amigo de la infancia es uno de ellos y que el demonio camina entre nosotros? Ostias, que fuerte…
-¡No uses esa expresión así, inconsciente! -le recriminó el Pater a Manolo con una colleja.

-Y no sólo eso, tío -añadió Sebas-. Además, las fantasmas están de muerte…
-¡Ahí va!
-Por favor, dejad estar ahora la líbido y subid a la furgoneta -ordenó Jingjing-. Vamos a ver qué sacamos de esto…
-“Las fantasmas están de muerte”. Te lo digo en serio, Jingjing -susurró Harry-. Teníamos que habernos metido a trabajar como teleoperadores de una aseguradora y no en esta basura.

Jingjing no contestó.

Continuará

sábado, 26 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 65


-¿I… Isabel? Ah… Sí, señora. Soy un amigo de su hija… disculpe que la llame tan temprano, pero necesitaba hablar con Isabel. ¿No? No está… Ya… ajá… de acuerdo, muchas gracias. Hasta luego…

Rubén dejó caer el teléfono móvil, abatido.

-Isabel aún no ha vuelto de casa de su tía, en la capital. Ha pasado allí la noche.
-Pues vamos a la capital -ordenó Canael-. Tenemos que interceptar al Espectro en su búsqueda.
-Tú mandas -dijo Fito mientras arrancaba el vehículo.
-Es irónico, ¿verdad? –preguntó Cosme.
-Sí, tengo hambre –refunfuñó Fito.
-Por favor, Fito… me refiero a que, hace unas horas, íbamos a ser libres. Echamos abajo las puertas del cementerio y por primera vez en nuestra “no vida”, respiramos. Y ahora, nuestras decisiones se resumen en una: seguir el camino que nos marca ese asesino.
-“Mi buen amigo calaveral…
Nosotros hemos liberado ese mal
y justo es que lo volvamos a encerrar.
Quiera o no, es nuestra responsabilidad
-Por una vez y sin que sirva de precedente, Poeta tiene razón –suspiró Fito-. Hay una especie de justicia poética en todo esto, ¿no os parece? Nosotros nos saltamos las reglas de los muertos, así que tenemos que detener a aquellos que también se las salten.
         -Oh, sí, qué ilusión –rezongó Cosme-. Sólo me faltaba eso, que me dijeras que esto se va a convertir en rutina…

Continuará

miércoles, 23 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 64


-Tenemos problemas -dijo Canael.

Todos los ocupantes del vehículo dieron un respingo.

-¡Dios mío, Canael! -protestó Fito-. ¡Avisa antes de aparecer de repente! ¡Me has dado un susto de muerte!
-Y seguimos con las frases idiotas… -refunfuñó Cosme.
-El Espectro está buscando a Isabel -dijo en un susurro Sheila.

Rubén quedó paralizado.

-¿Qué?
-Tu novia tiene un alma muy pura -explicó el demonio-. Justo lo que el Espectro necesita para aumentar su fuerza.

El joven enterró su cabeza entre las manos.

-Pero cómo…
-¿Podemos localizar a Isabel? -preguntó Cosme.
-No lo sé aún -Canael negó con la cabeza-. Pero sé que podemos encontrar al Espectro. No sólo quiere a Isabel. También está buscándome a mí.
-¿A ti? -se alarmó Sheila- ¿Por qué?
-Porque alguien o algo le ha convencido de que matándome será recompensado. Unido a Richie, quien a su vez está unido al Espectro, puedo sentirlo más que saberlo. Creo que al Espectro le da igual a quién encuentre primero, si a mí o a Isabel… aunque si piensa de manera lógica, seguramente creerá que tu novia es una presa mucho más fácil. Rubén, quieras o no, tienes que avisarla. Toma.

Y el demonio le dio a Rubén un teléfono móvil.

-¿Y ésto? -se extrañó Rubén.
-Se lo quité a tu amigo Sebas. Creí que sería útil. Llama a tu novia y avísala.
-¿Desde cuándo eres cleptómano? -preguntó Fito.
-He ardido en el infierno por pecados mayores -la voz de Canael hizo que Fito ahogara la broma que tenía preparada como réplica. 
Pero Cosme no se calló:
-Y si vas desnudo, ¿dónde te lo has guardado?

En esta ocasión, fueron los ojos de Canael los que enmudecieron a la calavera.

-Pero Isabel no tiene móvil, su padre no le dejaba tenerlo… -suspiró Rubén.
-¿Y teléfono fijo en su casa? ¿Tampoco había? -preguntó el demonio.
-Sí, aunque ella no quería que yo la llamara…
-Hablamos de su alma, Rubén. Ahora eso no importa. ¿Recuerdas el número?
-Sí -respondió el joven.
-Pues llama ahora mismo… e intenta no asustarla mucho. Ella te cree muerto con razón.

Rubén obedeció con otro escalofrío y marcó el número.

Continuará

lunes, 21 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 63

Invisibles, los dos amigos salieron del vehículo y entraron en el edifico sin que nadie se percartara de algo anómalo. Así, llegaron hasta la escena del crimen. Se habían llevado los cuerpos y no parecía que hubiera nada más extraño que una simple casa vacía.

-No me gusta esto –dijo Sheila.
-Aunque el Espectro se haya marchado, el helor de su aura permanece –explicó Canael-. No estamos solos.
-¿Qué no estamos…? –se alarmó Sheila.

Una voz detrás de ella contestó:
-No, no lo estais.

Demonio y fantasma dieron media vuelta para ver la cara triste de un adolescente.

-Me llamo Richie. Bienvenidos a mi casa.
-¿Tu casa? –preguntó Sheila-. ¿Quieres decir que…?
-Sí –asintió el joven-. Que Tomás, conocido por vosotros como el Espectro, me mató.
-Oh… lo siento tanto… -comenzó a decir Sheila-. Yo…
-No lo sientas, muchacha -dijo Richie-. La verdad, pensaba que me importaría más el que me mataran de esta forma, pero una vez muerto las cosas se ven de otra manera. Aún así, hay que detener a Tomás. No podré, por decirlo de alguna manera, descansar en paz hasta que él lo haga.
-La culpa es mía -Canael se derrumbó, cayendo de rodillas.
-No, amigo -sonrió Richie-. La culpa es del culpable. Nada más. Estoy aquí para ayudaros, no para recriminaros nada.
-¿Puedes ayudarnos? -preguntó Canael.
-Por supuesto. Tomás ha devorado mi ser. Ahora él y yo somos uno. Sé perfectamente lo que siente, sé perfectamente lo que busca… ahora está descansando, debilitado por la luz del día. Permanece oculto. Intrigando, recordando, cavilando... Quiere alcanzar un mayor poder, y sólo puede hacerlo devorando un alma especialmente pura. Sabe perfectamente qué tiene que hacer. Y en cuanto yo me una a vosotros, también vosotros lo sabreis.

Y sin decir más palabras, Richie se difuminó suavemente en un humo pálido que poco a poco rodeó a Canael hasta desaparecer. El demonio se tambaleó un momento, y luego se irguió con una expresión de furia.

-¿Canael? ¿Qué ocurre? ¿Si el Espectro está buscando un alma pura…? -preguntó Sheila.
-No sólo se trata de un alma pura -los ojos del demonio se entrecerraron-. Lo que está buscando el Espectro es a Isabel.

Continuará

domingo, 20 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 62


Rubén sintió un escalofrío. Aunque no era la primera vez que lo sentía estando muerto se sorprendió, ya que en ese momento se le ocurrió que quizás los muertos no deberían tener escalofríos… y desechando una posible explicación científica, lo achacó a un mal presentimiento.

El trayecto en coche era silencioso y lúgubre, y los minutos se hicieron eternos. La carretera dio paso a las calles de la ciudad, y guiados por Rubén, llegaron hasta la calle Calahorra.

A pesar de lo temprano de la hora, había ya un grupo de unas diez personas comentando lo sucedido. Un coche policial estaba aparcado en la acera, y un agente estaba hablando con un vecino en el portal del edificio.

-¿Y ahora? -preguntó Fito-. ¿Qué hacemos?
-Supongo que recurrimos al truco de Sheila y Canael de volverse invisibles y el resto les esperamos aquí -contestó Cosme.
-Siempre hacemos lo mismo –suspiró Fito-. Qué mierda de historia. Si esto fuera un libro, qué mierda de imaginación del escritor. Es ridículo. Es...
-Es nuestra historia -terminó Cosme-. Canael, Sheila, os toca a vosotros. Si hay alguna pista...
-Estará en el piso -asintió Sheila.

Y demonio y fantasma se desvanecieron.

Continuará

jueves, 17 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 61


Metros por debajo de la superficie, en el alcantarillado de la ciudad, el Espectro descansaba recostado en una sucia pared. En este mundo oscuro y húmedo se sentía a salvo de los lacerantes rayos del sol. Sólo ver la claridad a través de las bocacalles ya hacía que le doliera todo su oscuro cuerpo.

Por instinto, sabía que si lograba absorber un alma realmente pura, podría liberarse de las debilidades que le acosaban y de tener que obedecer los caprichos de su auténtico “amo”.

Pero, ¿quién en este mundo podría tener un alma de tales características?

En ese momento, recordó. Recordó hacía tan sólo unos días… cuando él estaba enterrado, descomponiéndose… era difícil sentir, pero aún así él lo notó… una presencia que transmitía tanta pureza que atravesaba la losa de su tumba y llegaba hasta su pecho. El Espectro se internó lo más que pudo en sí mismo, intentando volver hacia atrás. Al cabo de unos minutos, sonrió.

-Isabel -fue lo único que dijo.

Continuará

miércoles, 16 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 60


-Y por el amor de Dios, no te muevas -le decía el Pater a Manolo mientras tiraba a la basura restos de venda sanguinolentos. 

La verdad, había tardado bastante en conseguir cortar la hemorragia.

-Entre unas cosas y otras, una noche sin dormir -protestó Harry.
-Ahora mismo, lo que menos me importa es eso -suspiró Jingjing.

El sonido del teléfono les interrumpió. Jingjing descolgó extrañada.

-¿Sí? ¿A cobro revertido? –Jingjing suspiró-. Sí, la acepto. Buenas... Sí. Sí. Sí. Ajá. De acuerdo, vamos para allá. Espérenos. Gracias -y colgó.
-¿Quién era? -preguntó Harry.
-Creo que tenemos algo -respondió Jingjing.

Continuará

lunes, 14 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 59


Sebas, mientras tanto, corría de vuelta.

-¡Se creerán que soy tonto! -refunfuñaba entre dientes-. ¡Las tiendas están aún cerradas! Lo que quieren es...

Se frenó en seco, confirmando sus temores. No había rastro ni de ellos ni de su vehículo. Sebas apretó sus puños, furioso.

-Es la hora de la venganza... no apartarán a esa preciosidad de Sheila de mi lado... ¡Temblad porque os voy a...! -Sebas paró en seco- ¿Qué cojones puedo hacer para vengarme de unos tíos que ya están muertos? Quizás si... no. Pero si hago... no, tampoco. Esto... no. Pero… pero… pero… ¡Espera, eso es! ¡Eso! ¿Cómo dijo que se llamaban los que les perseguían? -se preguntó a sí mismo-. ¿Genital? ¿Prepucio? ¿O era...?

Tardó unos minutos, pero Sebas lo recordó. Buscó su teléfono móvil en todos sus bolsillos, pero éste no apareció. Así que con unas monedas sueltas, en la primera cabina telefónica que encontró en el centro comercial, marcó el número de información.

-¡Hola! –saludó Sebas- ¿Operadora? Quisiera que me dieran el teléfono de una organización. Sí, se llama C.I.P.O.T.E. ¡Oiga, no me insulte! ¡Que no es una broma! Que se llama… ¡me ha colgado la hija de puta!

Sebas, muy cabreado, volvió a marcar el número de información.

Continuará

viernes, 11 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 58


-¡Arranca, por lo que más quieras! -gritaba Fito al viejo vehículo-. ¡Arranca!
-No me digas que se ha calado -suspiró Cosme.

El coche emitió en ese momento un tranquilizador ronroneo y arrancó por fin.

-¡Rápido! ¡Antes de que vuelva! -se decía a sí mismo Fito mientras aceleraba.
-Pues a mí me da pena, el pobre -dijo Sheila-. Además, me gustaría saber qué es un “puro trash”.
-¡Más pena me doy yo, pues abulto menos! -replicó Cosme, contento de perder de vista a Sebas-. De todos modos, os apuesto tres contra uno a que nos lo volvemos a encontrar.
-El cielo está precioso ahora -sonrió Sheila sin dejar de mirar los reflejos rojizos y dorados en las nubes.
-Por favor -pidió Canael-. ¿Podríamos centrarnos en la búsqueda del Espectro?
-Sí, mi infernal amigo... -respondió Fito-. Pero, ¿qué esperas que hagamos? ¿Que pongamos la radio y nos dé una pista sobre el Espectro dichoso?

Y para dar más énfasis a sus palabras, Fito golpeó despectivamente el mando de la radio. La voz preocupada de un locutor de la emisora local comenzó a sonar:

-...noche realmente extraña en nuestra ciudad, en la cual se han registrado diversos sucesos que parecen más propios de una película de terror de serie B que de un noticiario, pero así nos llega el parte y así lo contamos. Todo pareció comenzar con la muerte de tres jóvenes en horribles circunstancias...
-¿Hemos llegado a matar a alguien? -preguntó Fito extrañado.
-¡Calla! -siseó Cosme.
-...cuyos cuerpos se encontraron literalmente resecos, como si el interior de su cuerpo hubiera sido “chupado”, según el relato de varios testigos. Lamentamos no poder ser más rigurosos en la descripción, aunque estamos seguros de que si lo fuéramos no sería agradable. La policía no se explica lo ocurrido ni el motivo de tan cruentas muertes. Una vecina del bloque, situado en la calle Calahorra, avisó a la policía tras darse cuenta de que la puerta de la vivienda donde sucedieron los hechos estaba abierta y...
-El Espectro -sentenció Canael.
-Qué marrón -susurró Fito-. Supongo que nos volvemos al pueblo, ¿no?
-A la calle Calahorra, tíos -dijo Cosme-. Veremos a ver si allí sacamos algo en claro.
-...además, en diversos puntos de la ciudad se han denunciado apariciones de lo que los testigos han definido como “muertos vivientes”. ¿Nos encontramos ante una broma? ¿O realmente “algo” ha pasado esta noche en nuestra ciudad? ¿Es posible que...

Fito apagó la radio.

-Ya sabemos lo que ha pasado, no te molestes en relatarlo.

Y con un volantazo, Fito puso rumbo de vuelta a la ciudad.

Continuará

miércoles, 9 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 57


-Ha sido preciosa, Poeta -sonrió Sheila.

Sebas contuvo celoso el aliento al ver la mirada que Sheila dedicó al muerto viviente.

-No te equivoques, niña -resopló Fito-. La música no ha estado mal y estamos con el ánimo enaltecido por el amanecer, pero Poeta sigue componiendo igual de mal...
-¡Eh, Sheila! -exclamó Sebas interrumpiéndole- ¡Que yo también sé cantar, eh! ¡Mira, esta la compuse yo! ¡Es puro trash! ¡Empiezo! ¡Oooooh, nena! ¡Oooooooooooh, nena-nena-nenaaa! ¡Levanta tu faldaaaa y baaaaaja tus bragaaaas, que te voy a...

Un pescozón de Fito hizo callar a Sebas.

-¡Estás fastidiándoles el momento, idiota!
-¿Me has pegado? -Sebas se puso todo rojo y se encaró con Fito- ¿Te has atrevido a pegarme?
-Sebas... ¿estarías dispuesto a cumplir una misión para nosotros? -preguntó Cosme.
-¿Una misión? -preguntó estupefacto Fito-. ¿Él?
-¿Una misión? –preguntó estupefacto Sebas-. ¿Yo?

Todo el grupo miró sin comprender primero a Sebas y luego a Cosme.

-¡Por supuesto, tío! -gritó Sebas, completamente emocionado.
-Pues acércate al centro comercial, ya que eres el único normal entre nosotros, y consíguenos gafas de sol y abrigos para pasar desapercibidos y, ya que estamos, un par de cafés, por favor.
-¡Eso está hecho! ¡Vuelvo ahora mismo! -y se dirigió a Fito- ¿Has visto, tirillas? ¡Confían en mí!

Y después de sacar sus propias gafas de sol de un bolsillo y ponérselas a Fito con actitud chulesca, Sebas echó a correr hacia el centro comercial.

-Muy bien -dijo en voz baja Cosme-. Ahora todo el mundo al coche, antes de que recuerde que las tiendas están todavía cerradas.

Las gafas de sol se rompieron contra el suelo al no tener puntos de apoyo. Nadie desobedeció. 

Continuará

lunes, 7 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 56


El cielo se había vuelto púrpura. Tras unos minutos de emocionada espera, el primer brillo rojizo del recién nacido sol asomó en el horizonte.

-Es... precioso –se emocionó Sheila-. Ya... ya casi ni recordaba...
-Ojalá Isabel estuviera aquí –susurró Rubén.
-Yo también echo de menos a mi mujer –asintió Fito.
-Hace nada, mi mayor preocupación era aprobar los exámenes -musitó Rubén-. Ahora...
-¡Ahora tienes suerte de no tener preocupaciones, tío! -rió Sebas.
-Pues yo casi echo de menos el tener preocupaciones -reconoció Cosme en voz baja.
-Oh, bueno, pues de momento no vas mal -refunfuñó Fito-. Somos una pandilla de muertos vivientes acongojados que tienen que vencer a un espectro del submundo mientras son perseguidos por los cazafantasmas y ahora además acompañados por lo más idiota que he visto en todos mis años, tanto de vivo como de muerto. No sé si se me olvida algo...
-“El amanecer me inspira…
voy a entonar una preciosa balada
que nos alegre nuestras tristes almas
y así el aire mejor se respira

Y Poeta empezó a pulsar los tendones de su lira.

-Ya te digo si se me olvidaba algo -bufó Fito-. ¡Manda huevos!

En el cielo de la noche
se refleja mi confusión.
La llama del amor se enciende
y abrasa mi corazón.

No hay viento que la apague
ni mente que imponga control.
Pues es mi dudar su vivir
y su libertad mi pasión.

Bajas tus ojos al escucharme,
pero manos y labios tiemblan al unirse sin pensar.
Y en el beso que obedece a la emoción
un grito sordo de júbilo se lanza al aire.

Jamás te dejaré de querer.
Jamás romperé la alianza de tu mirar.
La noche comienza ahora
y mi nueva vida se unirá a tu diario amar.

No niego que en el pasado tuve amores,
no niego que una parte de mi alma se marchitó.

Mas jamás podré olvidar tus silencios
o romper la alianza de tu mirar.

Tu nombre está ligado a mis futuras noches,
unidos hasta que se imponga el sol.
Y mis manos serán las que compongan
la música de tu última canción.

Continuará

domingo, 6 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 55


La puerta del refugio de los Cazadores Investigadores de lo Paranormal y lo Oculto Taumatúrgicamente Eficientes se abrió con brusquedad. El primero en entrar fue Harry, casi corriendo en dirección al botiquín. Había vuelto a abrirse la herida de su cabeza y su mayor preocupación era no pringarlo todo de sangre.

Después entraron Jingjing y el Pater, que ayudaban a caminar a Manolo, presa de un ataque de nervios.

-Voy a prepararte una tila -dijo el Pater.
-Gra... gracias -respondió Manolo entre su castañetear de dientes-. Yo… yo mientras… yo voy a cambiarme de ropa, ¿eh?
-¿Estás bien, Harry? -preguntó Jingjing.
-Me he tenido que dar tres puntos de sutura -se quejó éste mientras dejaba caer una aguja y unas tijeras-. ¿No te pareció una escena muy atípica?
-¿El qué?
-Varias bestias del submundo huyendo en un viejo vehículo y defendiéndose lanzando herramientas. Con una puntería exquisita, eso sí.
-¡El mal se disfraza de muchas formas! -llegó la voz airada del Pater desde la cocina-. ¡Mis oraciones fueron escuchadas! Invoqué la ayuda divina para dejar indefensos a nuestros enemigos. ¡Por eso recurrieron a un truco tan vil!
-Pues tanta ayuda divina no evitó que me abrieran la cabeza y que nos estrelláramos con la furgoneta -gruñó Harry.
-Aún así, Harry... -dijo Jingjing.
-¿Qué?
-Su ataque... ¿o su defensa? Su primera reacción fue huir... y no nos atacaron hasta que les disparaste.
-¿Estás diciendo que...?

A Harry le interrumpió la voz monótona de Manolo.

-La función característica es única para cada variable aleatoria, puesto que a cada función de distribución le corresponde por definición una función característica que se corresponde con esta distribución, y se corresponde biunivócamente a la función de distribución...
-Pero, ¿qué...? -preguntó Harry.
-Chist -le hizo una seña Jingjing de que guardara silencio-. A Manolo le relaja leer sus viejos apuntes de estadística.
-Dios salve a la reina... -dijo Harry.
-La función característica siempre va a existir; la función de distribución de una variable aleatoria se puede determinar mediante la función característica cuando los momentos de la distribución existan. Estos son generados a través de la función característica...

La voz de Manolo siguió escuchándose un par de minutos que se hicieron insoportables para el resto.

Cuando acabó, mucho más relajado, Manolo se puso en pie y comenzó a caminar por la habitación mientras se hurgaba la nariz con evidente regocijo.
En ese momento llegó el Pater con una bandeja en las manos. Gritó:
-¡Traigo la tila!

Y dio una patada a la puerta.

Lo siguiente que se escuchó fue un grito de Manolo. La puerta le había golpeado en el brazo. La mitad de su dedo índice había entrado dentro del orificio nasal derecho, y su puño comenzaba a bañarse en sangre.

A Manolo le dio otro ataque de nervios.

Continuará

sábado, 5 de enero de 2013

Interludio

Por segunda vez desde que existe este blog, traiciono mis propias reglas... 

Tal y como dije en octubre:

Cuando decidí la creación de este blog, tenía claro que únicamente sería para publicar las novelas que yo escribo, que no habría lugar ni para comentarios personales, análisis de la realidad, descripciones de mis sentimientos o cualquier cosa que no fuera la novela por partes que en este momento se estuviera publicando.


Y como en aquella ocasión, dejo por un día de lado la novela por partes, y también en esta ocasión es debido a un tema de amistad y cariño. 

Si anteriormente fue por mi buen Chencho (pruebameblogger.blogspot.com.es), en esta ocasión es por mi buena Álex (paulie86.blogspot.com.es), gran bloguera... y mejor persona.

La verdad es que no creo que a nadie le interese mis temas personales, y se supone que debo nominar a otros blogs... bueno, yo sigo algunos blogs de manera pública... nu sé si Vicky o MisFerioso puedan estar interesados o... ni idea xD

Directamente paso a contestar las preguntas en honor a mi pequeña gran amiga, y mañana sigo con la novela ;-D


¿Qué te gusta más: cocinar postres o platos de cuchara?
No sé cocinar postres. Mi comida es de supervivencia xD 

Eso sí, los burritos, me salen de p*t* madre xD

¿Qué es lo más importante para ti en una persona: la personalidad o el físico?
Nunca he sido capaz de tener sexo con una persona (por linda que sea) si con esa persona no he tenido buena conversación. Creo que con eso ya lo digo todo xDD  

¿Desde cuándo empezaste con el blog o la página?
Hace nada, 12 de septiembre de 2012



¿Quién fue la persona que te inspiró para empezar en este mundo?
Mi mosqueo con las editoriales xDD

¿Sueles seguir muchos blogs o te llegan los seguidores por otras personas que te han conocido?
Soy novato... bastante que he podido descubrir algún blog nuevo xD

¿Qué te gusta más: c
ocinar o que te cocinen?
Depende el cocinero xD 
La gente tiene miedo a que yo cocine según qué platos

¿Comes en casa o en el trabajo?
En casa. Y cuando curro, si puedo, tartera... xD


¿Sueles hacer recetas de verduras?
¿Se acepta ensalada cutre como receta de verdura? xDD

¿Cuál es tu mejor receta?
Burritos. Calientes o fríos. Mi mejor receta y casi la única xD

¿Qué es lo que pides a una persona para que sea tu amiga?
Que sea mi amiga. Y es mucho xD
¿Cuál es la mejor película que has visto?
Demasiadas como para elegir... "El Hombre Que Pudo Reinar", "Dentro del Laberinto","Candilejas"...


Y eso fue todo por hoy. Mañana continúa la novela... xDD

viernes, 4 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 54


-En fin, voy a presentarte -dijo Rubén, completamente anonadado-. Este es Fito, Poeta, Cosme, Canael y Sheila.
-¡Joer! -chilló entonces Sebas, sobresaltando a todo el grupo-. ¡Menudo pibón!
-¿Qué es un pibón? -preguntó Sheila sin comprender-. Intenté mantenerme actualizada con el idioma hablando con muertos recientes, pero hay palabras que se me escapan...
-¡Un pibón eres tú, preciosa! -dijo Sebas mientras hacía la parodia de una reverencia.
-No entiendo… -respondió Sheila, totalmente confundida.
-¡Eh, payaso! -se encaró Fito con Sebas- ¡Que yo la ví primero!
-Vale, tronco, perdona... que no sabía que ya estaba pillada, jo...
-¿Me podeis explicar de qué...? -comenzó a preguntar Sheila.
-¿Habéis visto el cielo? -les interrumpió Cosme con tono severo.
-¿Le pasa algo? -preguntó Rubén mientras todos miraban hacia arriba.
-¿Por qué preguntas por el cielo? -se extrañó Canael.
-Para cambiar de tema -respondió Cosme con franqueza- ¿Recordáis que no sabíamos si el sol nos mataría como a Bela Lugosi en una vieja peli de vampiros?
-Sí -contestó Fito-. ¿Por qué lo preguntas?
-Porque no queda ni una hora para que amanezca y me importa un comino lo que pase, yo quiero volver a ver un amanecer tras tantos años…
-Bueno, podemos despedir al Sebas este y luego irnos a ver el amanecer -opinó Fito-. Con un poco de suerte no nos convertiremos en polvo.
-Eh, tío huesos -dijo Sebas-, ¿qué dices de despedirme? ¿Te crees que voy a dejaros solos? Esto es lo mejor que me ha pasado en toda mi existencia y además, seguro que necesitareis mi ayuda.
-Bueno, ha sido un placer conocerte -intervino Cosme-, pero creo que Fito tiene razón por una vez en su vida y...
-El coche es mío -le cortó Sebas.
-Podemos robártelo -replicó Fito de malos modos.
-Y yo entonces me chivaré, y os comenzarán a perseguir todos los exorcistas del país -contestó Sebas sonriente.
-Ya nos persiguen unos idiotas por no haberte callado cuando estabas borracho en el maletero -le recriminó Fito-. Y encima llamados C.I.P.O.T.E. No me importaría que me persiguiera alguien al estilo Van Helsing… ¿pero un grupo de anormales llamado C.I.P.O.T.E.? Por amor de Dios, uno puede estar descomponiéndose, pero mantiene su dignidad…
-¡Pues os perseguirán más aún, chincha-rabia! -respondió Sebas.
-También podemos matarte -amenazó Fito con un tono siniestro en su voz.
-Eres tonto -rió Sebas-. Cuando un muerto viviente mata a alguien, la víctima se transforma en otro muerto viviente.
-¿Es verdad eso? -preguntó Fito a Canael, momentáneamente confudido.
-No lo sé -respondió el demonio con una sonrisa irónica-. Quizás deberías probarlo.
-¿Y que el Sebas éste nos siga por toda la eternidad? -se horrorizó Fito-. No, gracias... tenemos suficiente ya con Poeta.
-¡Entonces me quedo! -gritó Sebas completamente ilusionado.
-Si no hay más remedio... -se resignó Cosme.
-Aunque si no os importa, antes tengo que mear…
-¡No me extraña, con lo que has bebido! -se exasperó Fito.

Continuará

jueves, 3 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 53


-Soy... soy yo, Sebas -contestó Rubén-. ¿Cómo estás?
-Tengo ganas de vomitar...
-Sí, falta le hace -comentó Fito.

Sebas comenzó a incorporarse. No más lo hizo, miró con los ojos desorbitados a Rubén y a sus monstruosos compañeros. Sorprendentemente, Sebas no parecía asustado en modo alguno.

-¡Lo sabía! -exclamó Sebas sonriendo, al tiempo que abrazaba afectuosamente a Rubén y comenzaba a llorar- ¡Estaba seguro de ello! Oh, tío... Me alegro tanto de verte... Mira que suspenderme el profe Pumuki la filosofía y resulta ahora que yo tenía razón...
-¿Sebas? -se extrañó Rubén- No te entiendo... ¿seguro que estás bien?
-Claro, tío... ¿No lo ves? -respondió un alegre Sebas entre sollozos- ¡Acabo de palmarla! Y me doy cuenta de que mi teoría era cierta. Me encuentro chachi, tío...
-Me temo que no estás muerto, Sebas -le dijo Rubén con algo de embarazo.
-¿Cómo que no? Déjate de coñas, tío. Sólo te falta decirme que no has venido a recoger mi alma, que realmente eres un zombi...
-Pues la verdad... -comenzó a decir Fito.
-¿Me estás diciendo que no estoy muerto? -preguntó Sebas.
-Me temo que no, Sebas.
-Oh, tío... -se descorazonó Sebas- Qué mierda...
-¿Realmente querías morirte? -preguntó Cosme, intentando comprender la escena.
-Pues sí, tío... -contestó Sebas- Llevo queriendo morirme desde los diez años, cuando comprendí el sentido de esta vida...
-Déjame adivinar -le interrumpió Fito- Comprendiste que el pegamento no se inhalaba, ¿no?
-No -negó tristemente Sebas con la cabeza-. A los diez años me pasé entero el “Aniquifollator 3000” y conquisté mi primer continente en “Dragones y Borrachos”.
-“Estoy más que turbado..
¿Significa algo la chorrada
que este tío ha soltado?
-Pues yo estoy sin masturbar y tampoco entiendo nada -dijo Fito mientras se encogía de hombros.
-Es un videojuego y un juego de rol -explicó Rubén a sus extrañados amigos-. Vamos, eso creo...
-En ese instante comprendí lo que me esperaba más allá del umbral de la muerte -siguió hablando Sebas, con un toque melodramático en su voz-. Supe que, cuando muriera, en la otra vida me esperarían no sólo mis seres queridos, sino también todos mis personajes del alma, todos mis enemigos vencidos y todas mis novias virtuales de cada videojuego y de cada juego de rol terminado en vida y todos me servirían como esclavos en el Valhalla... así que me dediqué cada hora de mi vida en intentar ampliar mi imperio para que, una vez muerto, pudiera vencer sin problemas en el más allá al resto de roleros difuntos...
-Que alguien llame a los del C.I.P.O.T.E. -susurró Fito a sus compañeros-. Esto sí que es un caso paranormal y no lo nuestro…
-Por eso, cuando os ví -Sebas contuvo el llanto-, creí que salían a recibirme mi querida legión de no-muertos del “Fantasíaco Imperititis 2” junto con mi mejor amigo y casi mi hermano, Rubén... pero no ha sido así.
-Por curiosidad -preguntó Cosme-, ¿no te damos miedo?
-Llevo tres años expulsando a las fuerzas de las tinieblas que se ocultan debajo de mi cama -contestó solemnemente Sebas-. Tío, estoy curado de espanto.
-De espanto, sí -rezongó Fito en voz baja-. De la azotea ya no lo sé...

Continuará

martes, 1 de enero de 2013

Estoy de Vuelta 52


El cielo nocturno comenzaba a cubrirse de oscuras nubes violáceas. El viejo coche de Sebas se alejaba cada vez más de la ciudad y Rubén miraba por la sucia ventanilla los matorrales y los campos de cultivo que dejaban rápidamente atrás. Rubén, entonces, se dirigió a Fito:
-Gira a la derecha -le indicó Rubén.
-¿A la derecha? ¿Por qué?
-Porque a pocos kilómetros hay un gran centro comercial -explicó Rubén-. Podemos ir al aparcamiento, estará desierto a estas horas. Quiero echarle un vistazo a Sebas.
-Muy bien -dijo Fito mientras giraba a la derecha-. De todos modos, yo sólo he escuchado dos disparos y no han dado en el maletero. Estoy convencido de que tu amigo sigue durmiendo totalmente trompa.
-Un centro comercial -repitió Cosme con nostalgia- Lo que yo daría por un café con leche después de tanto tiempo...
-¿No estará el centro cerrado a estas horas? -preguntó Fito.
-Las tiendas, sí -respondió Rubén-. Pero dentro hay dos discotecas que no cierran en toda la noche. Podemos quedarnos en el aparcamiento, seguro que no reparan en nosotros.
-El chico valdría de guía turístico -comentó Fito con una sonrisa-. Si no estuviera muerto, claro.

Llegaron al centro comercial unos pocos minutos después. La barrera estaba levantada, y el ritmo machacón de una lejana música podía oirse a lo lejos. Entraron en el recinto y eligieron para aparcar la esquina más alejada de la entrada, iluminada tenuemente por la luz de las lejanas farolas y unas pocas estrellas. Había muy pocos vehículos aparcados en esa zona. Los cinco salieron del vehículo y abrieron rápidamente el maletero.

-¿Rubén? -les llegó la voz gangosa de un atontado Sebas.

Continuará